domingo, 26 de abril de 2015

¡Qué importa la forma!

Recientemente recogían los periódicos que una consejera de cultura  valenciana se despedía de sus ocupaciones políticas  con un texto de 19 líneas y un sinfín de faltas de ortografía, por no hablar de errores sintácticos. En su descargo diré que lo hizo desde su móvil.

Lejos de querer vituperar a esta señora (por lo que me pudiera tocar), me paree que es víctima de una circunstancia de nuestros días: ya nadie escribe. No me cabe duda que la ex-consejera habrá cursado EGB y Bachillerato (ya tiene sus años), además de otros cursos superiores pero vivimos tiempos donde una presentación PowerPoint es lo máximo que estamos dispuestos a leer. Hasta el correo electrónico ha perdido fuelle en favor de la mensajería instantánea. Nos limitamos a dejar simples pistas de lo que queremos expresar pensando que el otro debería leer nuestra mente. Ya no es un acto de cortesía y aprecio por el destinatario redactar con cuidado un texto. Lanzamos andanadas de pírricos mensajes sin contemplaciones. A toda velocidad. ¡Qué importa la forma!

Imagen conrtesía de stockimages
FreeDigitalPhotos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario